Masa Muscular

6 Hábitos de Acondicionamiento Físico que Afectan el Entrenamiento

Si se pregunta por qué el logro de sus objetivos de aptitud física parece ser difícil de alcanzar, puede que no tenga nada que ver con la cantidad de repeticiones que está realizando o con su millaje en la cinta rodante. Tu plan de entrenamiento y tus hábitos fuera del gimnasio son igual de importantes. Estos malos hábitos pueden arruinar su entrenamiento y afectar su salud a largo plazo.

1. Mala forma

Ya sea por falta de orientación adecuada, por no pedir consejo o por ser nuevo en el gimnasio, muchas personas no se dan cuenta de la importancia de una buena forma cuando hacen ejercicio. Hacer ejercicio de manera incorrecta puede ser peligroso para las articulaciones y los músculos, e incluso minimizar el efecto de su entrenamiento. Asegúrese de aprender la forma correcta de un instructor o experto certificado desde el principio. Los malos hábitos pueden ser difíciles de eliminar más adelante en el juego.

2. Hacer ejercicio en un estómago vacío

Los expertos recomiendan alimentar tu cuerpo antes de comenzar a hacer ejercicio. En su lugar, se sugiere ingerir glucosa antes de comenzar su entrenamiento. Esto se debe a que cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado bajo, el cuerpo extrae el glucógeno de los tejidos musculares una vez que se agota el glucógeno disponible. ¿Qué significa eso exactamente? Empiezas a perder músculo en lugar de construirlo. Por no mencionar que el nivel bajo de azúcar en la sangre también puede causar mareos y debilidad durante el entrenamiento, así que coma un plátano, bayas o yogur bajo en grasa 45 minutos antes de entrenar para saltear esos efectos secundarios negativos.

3. Demasiado cardio

El cardio puede quemar muchas calorías, pero exagerarlo puede minimizar la fuerza, causar atrofia muscular e incluso provocar la pérdida de grasa. Y, si tiene un plan de dieta estricta y lo combina con una sobredosis de cardio, puede afectar sus músculos.  En lugar de compensar excesivamente el ejercicio cardiovascular, concéntrese en el entrenamiento de la fuerza y ​​considere ajustar sus hábitos de nutrición. Después de todo, una dieta saludable es la base de cualquier pérdida de grasa efectiva ya largo plazo.

4. Morirse de hambre o comer la comida equivocada

Demasiadas personas piensan que saltarse las comidas puede ayudarles a perder peso, pero eso no es cierto. Necesita comer después de hacer ejercicio, y necesita comer bien. De lo contrario, su cuerpo descompone los músculos en aminoácidos para convertirlos en glucosa. Evite comer alimentos refinados o procesados, y trate de tener una buena combinación de carbohidratos, proteínas y grasas saludables.

5. Suficiente sueño

Un sueño adecuado permite que tus músculos se recuperen. Sin él, no se puede hacer ejercicio a plena intensidad  y los músculos se sienten doloridos por la sesión de gimnasio del día anterior porque no se podían reparar solos. Sin mencionar que el sueño ayuda a mitigar el estrés, que a su vez reduce los niveles de cortisol que son responsables de equilibrar la producción de testosterona y HGH para metabolizar la grasa. Todo lo que quiere decir es que debes intentar dormir 6-8 horas, aunque ese número se puede personalizar para todos.

6. Dieta deficiente en proteínas

La proteína es esencial para ayudar a su cuerpo a recuperarse del entrenamiento y ayuda a reparar los músculos doloridos. Una dieta rica en proteínas ayuda a aumentar el metabolismo de las grasas en su cuerpo, ya que quema más calorías mientras se digiere y las proteínas tardan más en descomponerse. La ciencia lo respalda: los estudios indican que el cuerpo quema hasta el 30 por ciento de las calorías consumidas de las proteínas durante el proceso de digestión, por lo que debe cargarse en cada comida, incluso en el desayuno.

Be the First to comment.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *